El concurso de acreedores, una forma de afrontar situaciones difíciles

En un negocio las cosas no siempre van como se espera, y a veces se llega a situaciones difíciles. Cuando los números no cuadran y hay problemas de cara afrontar los pagos la legislación prevé una solución rápida: el concurso de acreedores. Pero ¿qué es exactamente? El concurso de acreedores es una opción jurídica que contempla el derecho mercantil mediante la cual se solicita a un juez que intervenga en el caso y nombre un administrador. Te explicamos más.

Funcionamiento del concurso de acreedores

Será el administrador quien se encargue de negociar con los acreedores y administrar cómo se afrontarán los pagos y las deudas pendientes. Esta herramienta busca en todo momento que el negocio pueda continuar en el tiempo.

Para solicitarlo se deben cumplir una serie de requisitos legales recogidos en la ley concursal. Lo podrán pedir en un juzgado mercantil tanto personas físicas como jurídicas y habrá que demostrar que la situación es de insolvencia.

Si la petición sale adelante y el juez decreta la entrada en concurso de acreedores se hará público en el BOE, y a partir de esa fecha se abrirá un plazo en el que los acreedores deberán presentar en el juzgado, con su respectivo justificante, la relación de deudas que tienen con la empresa o persona en concurso.

Una vez pasado este proceso será el administrador el que se encargue de la negociación. El concurso de acreedores puede permitir un cierto alivio para el deudor, ya que será el administrador el que se encargue de alcanzar acuerdos que busquen un plazo razonable de pago y posibles reducciones de la cantidad adeudada. Además, aquellas deudas que no sean debidamente justificadas ante el juez no serán admitidas.

Lo ideal en estas situaciones, tanto si es nuestra empresa la que va a entrar en concurso de acreedores como si somos nosotros los que solicitamos el pago de una deuda, es acudir a una asesoría jurídica de confianza, que se encargará de que todo el proceso se desarrolle de forma correcta.

Dejar un comentario