¿Qué debes saber antes de montar un negocio?

Si quieres montar tu propio negocio, lo primero que necesitas es capital. Una de las mayores preocupaciones que inquieta a los emprendedores es el alcance de su responsabilidad en el caso de aparecer los impagos, y por lo tanto, deudas pendientes.

Por ello, es importante valorar qué tipo de sociedad nos conviene crear:

  • Colectiva o Comanditaria, si no desean limitar esa responsabilidad.
  • Anónima o Limitada, en las que frente a terceros sólo responde el patrimonio de la sociedad y nunca el personal de los socios, o socio, para el caso de ser unipersonal.

La dos últimas son las más habituales en nuestro ordenamiento. Sin embargo, elegir una u otra dependerá de varios factores como el número de socios, el objeto social, el capital inicial a aportar, y la flexibilidad o el control que se quiera para su funcionamiento, circunstancias todas que deberán constar, entre otras, en los estatutos sociales, a cuya redacción podemos contribuir.

En el caso de que tu capital social sea mayor de 60.000 euros te interesará constituir una sociedad anónima. Además de esto, tendrás que tener un gran número de socios y la movilidad de capital suficiente para desarrollar la actividad económica de la empresa.  Por el contrario, es aconsejable la constitución de una sociedad limitada,  si el número de socios es reducido, si cuentas con un capital mínimo de 3.000 euros o si la empresa va a ser familiar.

Si bien es factible aportar una cantidad inferior, con un mínimo fijado de un euro, el resto de aportaciones se deberán depositar de forma sucesiva con un plazo fijado una vez que la sociedad esté ya constituida. No obstante, a cambio serán los socios los que responderán en nombre de la sociedad, de manera ilimitada, ante cualquier deuda generada por la misma, hasta que el capital social fijado se aporte de manera íntegra.

Si tienes dudas acerca de qué tipo de sociedad crear, no dudes en contactar con nosotros. ¡Te asesoraremos personalmente!

Comentarios bloqueados