Días de permiso en el trabajo, ¿por qué se pueden pedir?

En todo puesto laboral se tiene derecho a una serie de días de vacaciones anuales además de los festivos o los que estén tipificados en el contrato como descansos. Pero, además, todos los trabajadores, sin excepción tienen derecho a una serie de permisos en el trabajo retribuidos que, si se da el correspondiente aviso y justificación, permitirán ausentarse de la empresa.

Estos permisos están especificados por ley y tienen unas duraciones mínimas. Siendo los supuestos para poder beneficiarse de estos derechos los siguientes:

  • Nacimiento de un hijo. 2 días (4 días si se necesita desplazamiento porque el domicilio habitual esté en otro lugar).
  • Traslado del domicilio habitual. En caso de mudanza corresponderá 1 día.
  • Matrimonio: 15 días.
  • Cumplimiento inexcusable de un deber de carácter público y personal. Este punto hace referencia a la posibilidad de disfrutar de cierto tiempo, si fuera necesario, para hacer uso del derecho al voto en unas elecciones.
  • Enfermedades o accidentes de familiares. Deberán ser familiares de hasta el segundo grado de consanguinidad y se podrá disponer, al igual que en el caso del nacimiento de un hijo, de 2 días o 4 en función de si hay que desplazarse o no.
  • Funciones sindicales o de representación. Si formamos parte de un sindicato o de la representación de los trabajadores se tendrá derecho a utilizar el tiempo necesario para poder desempeñar esa labor.
  • Exámenes prenatales y periodo de lactancia. Para realizar estas pruebas previas al parto, así como una hora diaria en el periodo de lactancia la trabajadora puede ausentarse de la empresa.
  • Formación vinculada a la actividad de la empresa. Si se lleva más de un año podrían generarse hasta 20 horas por este concepto.

Hay que tener en cuenta que este tipo de derechos son irrenunciables e innegables por parte de la empresa. En caso de que la justificación del trabajador se adecuada y el empleador se niegue a conceder los días este podrá recurrir a la vía judicial y podrá ser indemnizado con entre 626 y 1250 euros.

Comentarios bloqueados