El domicilio fiscal y domicilio social, diferencias

Con el tema candente de la crisis política en Cataluña ha salido en numerosos medios el término ‘domicilio social‘ haciendo referencia a las empresas que lo han cambiado desde Cataluña a otras partes del estado. Si estás pensando iniciarte en una aventura empresarial quizás te preguntes ¿qué es el domicilio social y en qué se diferencia del domicilio fiscal. Te lo explicamos.

A la hora de iniciar un nuevo negocio, ya sea por cuenta propia o creando una sociedad, se deberá indicar en el modelo 036 de hacienda cuáles serán ambas direcciones, aunque en muchas ocasiones, sobre todo en el caso de los autónomos coinciden.

El domicilio fiscal

El domicilio fiscal marca la delegación tributaria a la que pertenece la sociedad o el autónomo, es decir, el lugar donde se deberán responder a las obligaciones tributarias y bajo que normativa se deberá responder. Es la dirección a la que la Seguridad Social mandará los avisos y en la que se revisarán los movimientos fiscales de la nueva empresa. Este domicilio no tiene por qué ser público ni figurar en los estatutos, ya que es, simplemente, el lugar de recaudación de impuestos.

El domicilio social

Para que se entienda de forma rápida se podría decir que el domicilio social es la ‘sede’ de la empresa. Es decir, el lugar donde se desarrolla efectivamente la actividad laboral, es por eso que muchos autónomos que ejercen la actividad a domicilio o desde su propia casa cuentan con la misma dirección que en el caso del domicilio fiscal. En función de donde esté se deberá aplicar la normativa local, autonómica y estatal que corresponda.

En definitiva, el cambio de domicilio social supone que la empresa se ampare bajo una u otra normativa, razón por la que varias empresas en Cataluña han cambiado su sede basndose en la incertidumbre política, sin embargo, esto no afectará a las obligaciones fiscales, que seguirán repercutiendo en el domicilio fiscal.

Comentarios bloqueados