¿Qué es el fideicomiso?

Se trata de una disposición en la cual el que hace un testamento deja su herencia o parte de ella a una persona la cual en un determinado caso y tiempo, la transmita a otra o la invierta del modo en el que se le deja indicado.

Es una forma de proteger el patriminio durante dos generaciones de herederos, impidiendo a los mismo disponer de los bienes de la herencia.

El testador (persona que realiza el testamento), también conocido como fideicomitente, designa a otra persona (fiduciario) todos sus vienes o parte de ellos para que la masa hereditaria la transmita a un tercero (fideicomisario).

El encartado, es decir, el fiduciario debe rentabilitar la herencia (es decir, el patrimonio) para que el heredero final (fideicomisario) lo obtenga cuándo se diga o de la manera que se especifique.

¿A quién nombrar?

Se trata de un cargo de confianza por lo que se recomienda que sea una persona conocida y fiable. Se puede hacer el designamiento en el mismo momento en el que la herencia pasará al heredero final en función de que se cumpla una determinada condición. Un ejemplo de esto sería cuando la persona escogida cumpla una determinada edad o bien al fallecimiento del fiduciario.

El cargo puede variar mucho. Puede, por ejemplo, consistir sólo en hacer llegar la herencia al fideicomisario, sin que el fiduciario pueda disponer de ella.

Fideicomiso de residuo

No se trata de un fideicomiso normal ya que permite al heredero fiduciario disponer de todo o de parte de la herencia siempre y cuando deje al fideicomisario lo que quede de la herencia. En este caso, debemos tener en cuenta que el fiduciario tiene que pagar al Estado el impuesto de sucesiones a la comunidad autonómica que corresponda.

Si tienes más dudas sobre este tema, no dudas en venir a Ashloc Consultores. Estaremos encantados de ayudarte.

Fideicomiso
¡Valora este post!

Comentarios bloqueados