La declaración complementaria, corrigiendo errores de la renta

El periodo para presentar la declaración de la renta queda ya algo lejos, sin embargo, muchos contribuyentes aún tienen la mente en este trámite. En muchos casos se debe a retrasos en el pago de la devolución a la espera del pago de una segunda cuota, pero también puede deberse a que hemos cometido algún error que perjudique a Hacienda.

Estos errores pueden ir en el sentido de que haya que ingresar un importe mayor o se haya solicitado una cantidad a devolver por encima de lo que corresponde. Pero no hay que preocuparse, para corregir estos posibles errores existe la posibilidad de presentar una declaración complementaria, en la que se informa de las omisiones que se han cometido al declarar el ejercicio. Deberá, eso sí, existir una declaración orignal como referencia.

En esa declaración complementaria se deben cumplimentar de nuevo todos los datos, tanto los nuevos o modificados como los que estaban en la declaración que se entregó previamente. Es un trámite que se puede hacer desde el portal web de la renta, aunque si te genera dudas o tienes miedo de volverte a equivocar lo conveniente es acudir a una asesoría fiscal como la nuestra que te guíe en el proceso.

¿Cuándo se presenta la complementaria?

Para evitar sanciones o sobrecargos por intereses de demora la declaración complementaria se debe presentar en el plazo comprendido entre la fecha en la que es percibido el problema y le final del periodo siguiente de la declaración trimestral de IRPF. Es decir, por lo general si se perciben tras la declaración se deben presentar antes de la liquidación del tercer o cuarto trimestre.

Por último hay que recordar que este tipo de de declaración busca corregir errores que perjudiquen a Hacienda, si por el contrario se quiere recuperar un dinero no percibido por parte del contribuyente habría que presentar una rectificación de la declaración.

Comentarios bloqueados