Noticias Jurídicas

28
Mar

¿Cuál es el importe de la Pensión de Alimentos?

La obligación de alimentos tiene una duración temporal y depende de las posibilidades económicas del padre y madre que están obligados a ello. Si esta obligación recae sobre más de una persona, se deberá distribuir entre ellas en proporción a los recursos económicos y las posibilidades de cada uno.

También ha de tenerse en cuenta las necesidades del menor en relación a los medios y posibilidades económicas de cada uno de los progenitores que se encuentren obligados y, la posibilidad de cada uno de ellos a contribuir a los gastos y necesidades del menor en relación con el otro obligado.

Por poner un ejemplo, en el artículo 237 – 9 del Codi Civil de Catalunya se establece que la cuantía de los alimentos será proporcional a las necesidades del alimentado y a los medios económicos y posibilidades de la persona que se encuentra obligada a prestarlos. De este modo, si ambos estuvieran en una situación económica crítica, deberán soportar las mismas cargas. Es decir, siempre se intenta buscar un equilibrio en el que ambos cónyuges puedan hacer frente al importe obligado.

Como resumen, te podemos decir que el importe nunca será el mismo. Varía dependiendo de las posibilidades de cada persona y de las situaciones en las que se encuentre. Es por ello que será el juez quien decida el importe al que se verá obligado a pagar uno de los cónyuges.

Desde Ashloc te recomendamos que acudas a profesionales que tengan experiencia en este sector para que no tengas problemas con el importe de la Pensión de Alimentos. Si tienes alguna duda, siempre puedes ponerte en contacto con nosotros. Nuestro personal altamente cualificado y profesional estará encantado de ayudarte.

20
Mar

¿De quién es la vivienda familiar?

La vivienda familiar no sólo tiene el valor económico que le quiere dar el mercado inmobiliario, sino que cuenta con un valor más allá del económico. Es por ello que cuenta con una protección jurídica especial, aunque varíe en función del régimen económico elegido por el matrimonio. Pero, también tiene unas reglas básicas que se pueden aplicar en todas las situaciones.

Se tenemos el caso de un matrimonio en régimen de separación de bienes, la vivienda pertenecerá a uno de los cónyuges o a los dos en copropiedad en función de quien la haya adquirido y pagado su importe.

Podemos tener también el caso de un matrimonio en régimen de sociedad de gananciales. En este caso se pueden dar difirentes situaciones. La primera de ellas es que la vivienda esté comprada por uno o ambos cónyuges antes del matrimonio y que estuviera pagada en su totalidad. En este caso la vivienda será de quien la tuviera antes del matrimonio. Si la casa fue pagada por ambos antes de contraer matrimonio, ambos serán propietarios en propición con el precio que haya aportado cada uno de ellos.

El segundo de los posibles casos es que la vivienda estuviera comprada por uno de los cónyuges antes del matrimonio a plazos y parte del pago se realiza después de la boda con dinero ganancial. Eb este caso, la vivienda tiene un régimen especial que genera una copropiedad. La casa pertenece a su comprador original aunque todo lo pagado después del matrimonio contará iré a la sociedad de ganancianciales.

El tercer caso posible es una vivienda comprada después del matrimonio. Puede tratarse de ganancial o privativa depende del dinero utilizado para su adquisición. Es decir, si el dinero utilizado para el pago de la vivienda proviene de una herencia, la propiedad será de ese cónyuge. Si se ha pagado, como es habitual, con el sueldo de ambos se tratará de un bien ganancial.

12
Mar

¿Pierdo la pensión de viudedad si me vuelvo a casar?

Cada vez es más común ver cómo personas que se han quedado viudas quieren volver a contraer matrimonio: el amor no tiene edad.

Es por eso que hemos querido realizaros este artículo sobre las pensiones de viudedad ya que son muchos los clientes que nos preguntan por ella. La respuesta a la pregunta es afirmativa: al contraer un nuevo matrimonio o formar una pareja de hecho extingue la pensión de viudedad correspondiente.

Sin embargo, podrás mantener el cobro de la misma en el que caso en que se trate de un pensionista, aunque se contraiga de nuevo un matrimonio o una pareja de hecho. Sin embargo, para ello hay acreditar algunos requisitos.

Requisitos

El rpimero de ellos es ser mayor de 61 años y o menor pero tener reconocida la pensión de incapacidad permanente absoluta o una de gran invalidez o acreditar una dispacidad superior al 65%.

La segunda cosa que se debe demostrar es que la pensión de viudedad que correspondía debe constituir la principal o única fuente de ingresos del pensionista. Es decir, el importe de la misma debe equivaler como mínimo al 75% del total de los ingresos en cómputo anual.

Por último, la nueva pareja que se quiere unir en matrimonio o pareja de hecho deben tener unos ingresos anuales que no superen dos veces el importe (en cómputo anual) del Salario Mínimo Interprofesional vigente en cada momento. Estos ingresos pueden ser de cualquier naturaleza, incluida la pensión de viudedad.

Esperamos que te sea de ayuda nuestro artículo. Aún así, te recomendamos que siempre utilices a profesionales que estén en constante formación en estos temas para no tener ninguna duda. En Ashloc estaremos encantados de poder ayudarte, no dudes en contactarnos. ¡Te esperamos muy pronto!

3
Mar

Menores en las redes sociales: 7 consejos

La necesidad de conseguir «likes», «retweets» y «me gustas» en las redes sociales ha sido calificada por expertos como la adicción de los últimos tiempos. Y para lograrlo, muchas personas están dispuestas a hacer cualquier cosa para conseguirlos. Incluso si tienen que utilizar a sus hijos.

Esto hace que en los últimos tiempos, las fotos de bebés y los vídeos de gatitos se repartan a partes iguales los timelines de millones de usuarios cada día. Pero, ¿le has preguntado a tu hijo/a si quiere participar en esta carrera por la aprobación ajena?

Compartir ese vídeo de tu hijo bailando en el salón de casa, el primer baño de tu bebé o una caída graciosa puede tener consecuencias que olvidas en el momento de hacer click en «publicar», y existe la posibilidad de causar estragos en sus vidas más adelante.

Por eso, aunque legislar en el ciberespacio es complicado, aquí te ofrecemos siete consejos para evitar que los menores puedan sufrir algun tipo de consecuencia más adelante:

  1. Lee siempre atentamente los términos y condiciones de uso de los sitios web en los que tengas o vayas a crear un perfil personal. Es aún más importante si vas a compartir datos o archivos. Seguro que no quieres que la foto de tu pequeño acabe en el teléfono móvil de alguien a quién no conoces.
  2. Además, configura las opciones de privacidad de las redes sociales. Así podrás controlar quién verá tus fotografías y, cuando anuncies que te vas de vacaciones no les darás pistas a quien quiere entrar en casa ajena.
  3. Controla tus contactos. El «yo quiero tener un millón de amigos» déjaselo a Roberto Carlos. No todos los perfiles personales que aparecen en internet son de personas reales. La suplantación de identidades en las redes sociales es un gran problema con difícil solución. Además, tú le has dado el acceso a tus datos.
  4. Si accedes desde un dispositivo que no es tuyo, acuérdate de cerrar la sesión y borrar las contraseñas o le estarás dejando una gran información sobre ti.
  5. Nunca identifiques a tu hijo o hija con nombres y apellidos y evita el ehibicionismo para evitar una práctica llamada «morphing». Este término es utilizado para describir un montaje pornográfico construido a base de trozos de fotografías como si se tratara de un puzzle.
  6. Si lo que buscas es hacer llegar una fotografía especial a determinadas personas, envíalas por email. Así te aseguras que sólo las tendrán las personas que tú quieres, pero recuerda que también podrán descargarlas.
  7. Utiliza tú estos consejos y no permitas que nadie suba ninguna foto de tu familiar sin tu consentimiento.
28
Feb

La mayor mentira de internet puede tener premio

Seguramente, como la mayoría de personas que utilizan internet, alguna vez habrás hecho click en el famoso «He leído y acepto los términos y condiciones de uso». Pero seleccionarlo sin leer la inmensa parrafada con la que te deleitarán puede tener algunas consecuencias. Y en algunos casos, no muy agradables.

Hoy os traemos el ejemplo de Purple, una empresa británica. Este proveedor de servicios de internet añadió una última cláusula a sus condiciones de uso. Las personas que aceptaron los términos y condiciones de uso sin leerlas -más de 20.000-, se comprometieron, entre otras cosas, a limpiar baños públicos. Y sin cobrar ni un euro.

Y es que, el decir que lo hemos leído, se ha convertido en la mayor mentira de la red. Una falsedad que hacemos varias veces al día en algunas ocasiones. Sin querer, firmamos un largo texto en el que -en la mayoría de ocasiones- cedemos nuestros datos a las empresas para que hagan sus estrategias comerciales.

Pero no todo son malas noticias. En otros casos, ser responsable con nuestra privacidad y leer todos avisos y la documentación de la web que visitamos tiene premio. Es el caso de un programa de, curiosamente, seguridad en la red.

En un apartado final, incluía una “cláusula de consideración especial” en la que indicaba que habría una compensación a quien escribiera a un email que señalaban. Tras 5 meses de haberse publicado, se recibió el primer email y la empresa otorgó al joven un premio de 1000$.

Así pues, si eres usuario de internet, te recomendamos que deslices hacia el final todas las web que visites. Nunca se sabe si vas a tener un premio. Lo que sí sabemos seguro es que te informarás sobre qué va a pasar con tus datos.

Y si tienes un sitio web y quieres comprobar cuánta gente lee tus términos y condiciones de uso, siempre puedes descargarte el texto desde la web de la Agencia Española de Protección de Datos y adornarla con las cláusulas que tú quieras.

21
Feb

El precontrato laboral (II)

Sabemos que te gustó nuestro artículo anterior sobre el precontrato laboral, por eso hemos querido contarte más cosas sobre él.

Modelo de precontrato laboral

El modelo dependerá de las circunstancias de cada trabajador, de las condiciones que se vayan a establacer entre el empleado y la empresa y del puesto que se vaya a desempeñar.

Lo más común es que incluya una serie de puntos:

– La fecha prevista en la que se firmará el contrato final de trabajo.

– Las condiciones que ambas partes se comprometen a cumplir. En este apartado pueden incluirse infinidad de posibilidades, como pueden ser la obtención de una licencia, la finalización de los estudios, la curación de una lesión, etc.

– El tipo de contrato que se firmará en el futuro, las funciones del trabajo, el puesto que se ofrece, el horario, las vacaciones, el salario pactado, etc.

– Justificantes de la adquisición de las autorizaciones y licencias necesarias para realizar el trabajo.

– Cualquier otro punto que se quiera dejar reflejado por alguna de las partes.

¿Qué supone el incumplimiento del precontrato laboral?

Como se trata de un documento legal que está firmado por ambas partes, su incumplimiento acarrea una serie de consecuencias.

En el caso de que sea el trabajador quien lo incumpla, la empresa puede llegar a exigir el pago de una indemnización por daños y perjuicios. ¿Por qué? Pueden alegar gastos de formación, o por pérdidas ya que han dejado de percibir dinero por no poder contratarle.

Si fuera la empresa quien incumpliese el precontrato pasaría exactamente igual. Sin embargo, esta reclamación sólo podrá ceñirse a una indemnización ya que no es viable exigir a la empresa la incorporación del trabajador.

La cantidad de la indemnización no está fijada por ley, por lo que se recomienda fijarla en el precontrato para que quede por escrito.

Es importante decir que el plazo máximo para reclamar una infracción del precontrato es de un año desde el incidente.

14
Feb

El precontrato laboral (I)

El precontrato laboral o carta de compromiso de contratación es un documento donde se alude a un contrato que firman el empleador y el futuro empleado para fijar las condiciones que se reflejarán más adelante en un contrato laboral como tal.

No debe considerarse como un contrato de trabajo ya que no acumula antigüedad, no da derecho a salario y no hay ninguna obligación laboral similar. Se trata, simplemente, de un compromiso de contratación futura.

¿Cuándo se utiliza?

Suele utilizarse cuando el trabajar ya tiene un puesto y recibe una buena oferta de otra empresa. Como cambiar de trabajo es complicado, la nueva empresa realiza un precontrato donde se define el puesto, las condiciones y funciones que realizará, etc. Con ello se le da una mayor confianza al empleado para cambiar de puesto con tranquilidad.

También suele utilizarse a menudo para contratar personal muy cualificado o con deportistas profesionales.

En el caso de contratar trabajadores extranjeros, el precontrato laboral sólo será válido cuando el trabajador obtenga la autorización de residencia y trabajo, y, por otra parte, la empresa le dé de alta en la Seguridad Social.

¿Cómo se realiza el precontrato laboral en España?

Puede realizarse tanto de forma verbal como escrita. El problema de la verbal es que es muy difícil de demostrar en el que caso que surgiese algún problema. Por eso, desde Ashloc te recomendamos la forma escrita.

No debemos considerar un precontrato si alguien advierte una intención de contratar. Para que tenga validez debe darse una intención clara de contratar al empleado en un futuro cierto y con unas condiciones pactadas de antemano.

Es muy común confundirse con el contrato laboral de inicio diferido. La diferencia está en que el precontrato formaliza un contrato laboral en un futuro cercano, mientras que el contrato laboral de inicio diferido se firma en una fecha anterior al comiendo de la relación laboral.

12
Feb

Aprobada la reforma de los planes y fondos de pensiones

El Real Decreto 62/2018, de 9 de febrero, publicado el pasado sábado 10 de febrero en el Boletín Oficial del Estado, incluye dos modificaciones importantes en la regulación de los planes y fondos de pensiones.

  1. La primera es que permitirá recuperar todo o parte de lo ahorrado a partir de los 10 años de su contratación
  2. Esta nueva regulación se empezará a aplicar a partir de 2025. En la práctica se podrán hacer líquidas las aportaciones con al menos 10 años de antigüedad, es decir las que se hicieron hasta 2015. Las realizadas a partir de 2016 deberán esperar hasta 2026 y así sucesivamente.

  3. La rebaja de las comisiones que beneficiará a más de 8 millones de partícipes. Pasarán de 1,5% a 1,25% de media, una reducción que llegará hasta el 0,85% si el fondo está vinculado a la evolución de la renta fija (la más conservadora)
9
Feb

El Supremo obliga a Hacienda a presumir la inocencia del contribuyente, y no su culpabilidad, al dictar una sanción tributaria

A la hora sancionar a un contribuyente, es frecuente que Hacienda justifique la imposición de la sanción tributaria por el sólo hecho de que ha cometido una infracción (por ejemplo, declarar menos ingresos, deducirse gastos no corresponden, etc…)

Una reciente sentencia del Tribunal Supremo, ha recordado a Hacienda que el contribuyente es inocente, salvo que se demuestre lo contrario. Por tanto, es Hacienda la que debe probar en cada caso su culpabilidad, y no al revés.

Hay que aclarar en primer lugar, que en nuestro derecho sancionador tributario rige el sistema de responsabilidad subjetiva, y no objetiva. Por tanto, para sancionar a un contribuyente es preciso no sólo que éste infrinja la ley, sino que además su actuación debe acreditarse culpable. Por ello, todo acuerdo sancionador debe explicar por qué la conducta del contribuyente es culpable (al menos en grado de negligencia). Y si no lo hace, el acuerdo será anulado, porque no es posible sancionar por el solo hecho de infringir un precepto legal.

Por último, como se ha dicho, el simple quebrantamiento de la norma tributaria no puede llevar a Hacienda a considerar que el comportamiento del contribuyente ha sido culpable, aunque sólo sea en grado de negligencia. Y ello porque esto supondría sancionar en base a un sistema de responsabilidad objetiva, que no tiene en cuenta la culpabilidad del contribuyente.

Y esto es algo prohibido en nuestro ordenamiento jurídico tributario, y vedado por los Tribunales.

En definitiva, y teniendo en cuenta que la mayoría de las sanciones tributarias que se dictan, contienen una motivación en la que no se acredita la culpabilidad del contribuyente, consideramos que es conveniente recurrir todas las sanciones que se notifiquen. Además, los resultados en tribunales administrativos y judiciales avalan esta opinión, ya que son muchas las sanciones anuladas.

8
Feb

Corporate compliance, todo lo que debes saber

Su significado literal es «cumplimiento (normativo) corporativo». Es el nombre escogido para nombrar el sistema de organización y gestión que debe implantar una empresa para evitar o atenuar su responsabilidad penal.

Esta responsabilidad viene delimitada por la Ley 1/2015 del día 30 de marzo. En ella se reforma el Código Penal. El objetivo de estas normas es establecer medidas de control y vigilancia para prevenir y reducir los posiblemes delitos que se puedan cometer dentro de una empresa.

Se han enumerado un total de 31 delitos que pueden ser cometidos por los trabajadores. La Ley clasifica estos delitos en dos grupos.

31 Delitos clasificados en dos grupos

El primero de ellos engloba a aquellos representantes legales o administradores de hecho o derecho de la empresa, en el caso en que actúen por cuenta y en provecho de ella.

El segundo de los grupos corresponde a los empleados que se encuentren sometidos a la autoridad de los comprendidos en el primer grupo, siempre y cuando el delito se haya cometido por no haberse ejercido control sobre su persona y actividad.

En estos casos, el sistema de responsabilidad penal se derivará para la empresa sólo en el caso de que ésta no tenga implantado o no funcione adecuadamente el sistema de control y prevención de delitos, es decir, el famoso «corporate compliance».

La empresa no está obligada a implartar el modelo con carácter previo a un posible delito. Tanto si lo hace antes como después la ley ha previsto las diferentes consecuencias.

Si se ha implantado el modelo antes de la comisión de un delito y se demuestra que el modelo funcionó, la empresa quedará exonerada de responsabilidad penal. Sin embargo, si se ha implatado después de que se cometa el delito, la empresa sólo conseguirá atenuar la pena, pero no quedará exonerada.