El precontrato laboral o carta de compromiso de contratación es un documento donde se alude a un contrato que firman el empleador y el futuro empleado para fijar las condiciones que se reflejarán más adelante en un contrato laboral como tal.

No debe considerarse como un contrato de trabajo ya que no acumula antigüedad, no da derecho a salario y no hay ninguna obligación laboral similar. Se trata, simplemente, de un compromiso de contratación futura.

¿Cuándo se utiliza?

Suele utilizarse cuando el trabajar ya tiene un puesto y recibe una buena oferta de otra empresa. Como cambiar de trabajo es complicado, la nueva empresa realiza un precontrato donde se define el puesto, las condiciones y funciones que realizará, etc. Con ello se le da una mayor confianza al empleado para cambiar de puesto con tranquilidad.

También suele utilizarse a menudo para contratar personal muy cualificado o con deportistas profesionales.

En el caso de contratar trabajadores extranjeros, el precontrato laboral sólo será válido cuando el trabajador obtenga la autorización de residencia y trabajo, y, por otra parte, la empresa le dé de alta en la Seguridad Social.

¿Cómo se realiza el precontrato laboral en España?

Puede realizarse tanto de forma verbal como escrita. El problema de la verbal es que es muy difícil de demostrar en el que caso que surgiese algún problema. Por eso, desde Ashloc te recomendamos la forma escrita.

No debemos considerar un precontrato si alguien advierte una intención de contratar. Para que tenga validez debe darse una intención clara de contratar al empleado en un futuro cierto y con unas condiciones pactadas de antemano.

Es muy común confundirse con el contrato laboral de inicio diferido. La diferencia está en que el precontrato formaliza un contrato laboral en un futuro cercano, mientras que el contrato laboral de inicio diferido se firma en una fecha anterior al comiendo de la relación laboral.

El precontrato laboral (I)
¡Valora este post!

Comentarios bloqueados