Preguntas que nunca deberías oír en una entrevista de trabajo.

 

Algunas de las sensaciones más comunes a la hora de acudir a una entrevista de trabajo tienen mucho que ver con las inquietudes y la incertidumbre. Por ello, es muy importante que tengamos bien sabido que hay preguntas que no tenemos por qué responder, preguntas que invaden nuestra intimidad y que nos ponen en una situación de vulnerabilidad frente a nuestro entrevistador. Sin embargo, no es difícil oír acerca de casos en los que se suceden estas circunstancias. Con estas breves claves que te proponemos puedes saber ante qué preguntas te encuentras amparado por el marco legal. 

Aspectos por los que no deberían preguntarte en una entrevista.

Preguntas relacionadas con tu género, identidad sexual o estado civil.

Las cuestiones que van dirigidas a señalar tu género implican una brecha y te sitúan automáticamente en una posición discriminatoria. Un ejemplo claro y de sobra conocido son las cuestiones ligadas a la maternidad o al liderazgo vinculado a hombres frente a mujeres. Si estas preguntas no van a distinguir las capacidades del candidato para desempeñar el trabajo, son discriminatorias e irrelevantes. Las cuestiones que van ligadas a conocer tu situación familiar, tu orientación o identidad sexual son algunas de las preguntas que en ningún caso deberíamos responder en una entrevista de trabajo. Una vez más, se trata de preguntas ilegales, que te discriminan y que no le dan información relevante al entrevistador acerca de tus capacidades.

Cuestiones personales o acerca de tu origen.

Estas referencias atentan plenamente contra la igualdad de condiciones de los candidatos. Es irrelevante para el entrevistador saber dónde naciste o cuál es la nacionalidad de tus familiares. Se trata de una pregunta realmente común y frente a la creencia habitual, no es una pregunta que tenga que ser respondida. En lo relacionado al aspecto más personal, no debemos responder a preguntas que pretendan conocer creencias religiosas o afiliaciones políticas. Razones de rechazo a un candidato por cualquiera de estos motivos pueden llegar a ser constitutivas de delito, por lo que suelen evitarse.

Aunque en España suelen incluirse en el currículum, tu edad o año de licenciatura no deben ser tenidas en cuenta durante una entrevista, ya que esto derivaría en una causa discriminatoria.

Preguntas relacionadas con tu salud.

Es importante señalar que las preguntas que apelan a tu salud o a conocer si padeces de alguna discapacidad son ilegales. No obstante, las empresas siempre se cerciorarán de que sus empleados puedan desempeñar las labores para las que se les emplean.

Es importante tener en cuenta que en ocasiones estas preguntas se esconden en otro tipo de cuestiones formuladas de un modo más indirecto. En cualquier caso, lo más importante es que seamos plenamente conscientes de qué accedemos a contar de nosotros mismos y de qué factores apelan fundamentalmente a nuestra empleabilidad, siendo demandables aquellos casos en los que se vea vulnerada nuestra integridad.

No dudes en consultarnos si te surgen nuevas dudas. Si te ha gustado este artículo, visita nuestra web y consulta nuestros servicios, encontrarás muchas respuestas a nuevas preguntas que te puedan surgir.

Preguntas que nunca deberías oír en una entrevista de trabajo.
¡Valora este post!

Comentarios bloqueados