Recurrir una sanción de Hacienda es algo que podemos llegar a plantearnos si se nos ha impuesto una multa por algo que no consideramos punible. Aunque el Tribunal Económico Administrativo tiende a anular muchas de las sanciones impuestas a los contribuyentes lo cierto es que estas siguen llegando en muchos casos en los que no corresponde.

Si Hacienda detecta que alguien ha cometido algún tipo de error al hacer una declaración. Ya sea aplicar una deducción que no corresponde, presentarla suela de plazo, o solicitar que se le devuelva más de lo que le pertenecía en la declaración anual, no solo se le restará la cantidad que corresponda al error sino que además se le sancionará automáticamente.

¿Por qué se pueden recurrir la mayoría de estas sanciones?

Lo cierto es que el el Tribunal Supremo exige que esta sanción debe estar motivada, es decir, que no basta con que se haya producido un error en la declaración sino que este error debe haberse hecho intencionadamente para sacar beneficio propio o por negligencia. ¿Y es así en la mayoría de los casos? La experiencia dice que la mayoría de las veces estos desfases se producen por errores puntuales a la hora de presentar los modelos y que por tanto la sanción es recurrible.

Es más, según algunos expertos, hasta el 70% de los casos que se recurren a Hacienda acaban con la anulación de la sanción por parte del Tribunal Económico Administrativo (TEAR). Es decir, que si nos enfrentamos a una multa de la Agencia Tributaria Española por un error puntual no deberíamos dudar en recurrirlo. Confiando en una asesoría como la nuestra garantizaremos el éxito de la gran mayoría de los casos, sean pequeñas sanciones de 100€ o sanciones mayores. Nuestro consejo es claro: recurrir una sanción injusta siempre merece la pena.

Dejar un comentario