Menores en las redes sociales: 7 consejos

La necesidad de conseguir “likes”, “retweets” y “me gustas” en las redes sociales ha sido calificada por expertos como la adicción de los últimos tiempos. Y para lograrlo, muchas personas están dispuestas a hacer cualquier cosa para conseguirlos. Incluso si tienen que utilizar a sus hijos.

Esto hace que en los últimos tiempos, las fotos de bebés y los vídeos de gatitos se repartan a partes iguales los timelines de millones de usuarios cada día. Pero, ¿le has preguntado a tu hijo/a si quiere participar en esta carrera por la aprobación ajena?

Compartir ese vídeo de tu hijo bailando en el salón de casa, el primer baño de tu bebé o una caída graciosa puede tener consecuencias que olvidas en el momento de hacer click en “publicar”, y existe la posibilidad de causar estragos en sus vidas más adelante.

Por eso, aunque legislar en el ciberespacio es complicado, aquí te ofrecemos siete consejos para evitar que los menores puedan sufrir algun tipo de consecuencia más adelante:

  1. Lee siempre atentamente los términos y condiciones de uso de los sitios web en los que tengas o vayas a crear un perfil personal. Es aún más importante si vas a compartir datos o archivos. Seguro que no quieres que la foto de tu pequeño acabe en el teléfono móvil de alguien a quién no conoces.
  2. Además, configura las opciones de privacidad de las redes sociales. Así podrás controlar quién verá tus fotografías y, cuando anuncies que te vas de vacaciones no les darás pistas a quien quiere entrar en casa ajena.
  3. Controla tus contactos. El “yo quiero tener un millón de amigos” déjaselo a Roberto Carlos. No todos los perfiles personales que aparecen en internet son de personas reales. La suplantación de identidades en las redes sociales es un gran problema con difícil solución. Además, tú le has dado el acceso a tus datos.
  4. Si accedes desde un dispositivo que no es tuyo, acuérdate de cerrar la sesión y borrar las contraseñas o le estarás dejando una gran información sobre ti.
  5. Nunca identifiques a tu hijo o hija con nombres y apellidos y evita el ehibicionismo para evitar una práctica llamada “morphing”. Este término es utilizado para describir un montaje pornográfico construido a base de trozos de fotografías como si se tratara de un puzzle.
  6. Si lo que buscas es hacer llegar una fotografía especial a determinadas personas, envíalas por email. Así te aseguras que sólo las tendrán las personas que tú quieres, pero recuerda que también podrán descargarlas.
  7. Utiliza tú estos consejos y no permitas que nadie suba ninguna foto de tu familiar sin tu consentimiento.
Menores en las redes sociales: 7 consejos
¡Valora este post!

Comentarios bloqueados